Mi pagina Cristiana Bienvenidos
Mi pagina Cristiana Bienvenidos
Mi pagina Cristiana Bienvenidos
noticias
escatologia y estudios
Mis enlaces favoritos

Mensajes
testimonios y mas
religiones y sectas
imagen
Gregorio Andres
SALUDOS
tus saludos y comentarios ponlos aca
imagen
imagen
Para tu interes amigo (a) pincha aqui
Un video muy interesante para que veas que es importante tu desicion de seguir a Cristo para tu eternidad esto no es un juego
Esta fue tu vida?
Descubre lo que pasa cuando mueres sin Cristo
Vea por que Jesucristo vino al mundo
Tu puedes ser libre
Invitacion para recibir a Cristo
Recibe a Cristo en tu vida
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
Cercano esta Dios a todos los que le invocan
salmos 145:8
Bueno esta es mi pagina espero que les guste, esta hecha con mucho cariño para todos ustedes que la visitan, un abrazo para todos Gregorio Yañez berrios
imagen




La Biblia es, sin ningún género de duda, uno de los más ricos tesoros de la literatura universal de todos los tiempos. Nadie minimamente informado podría negar la evidencia del gran tesoro cultural encerrado en esta colección de antiguos escritos judeo-cristianos, que alternan la narrativa histórica con los códigos legales, las normas de conducta con la delicada belleza de la lírica hebrea, los discursos didácticos o morales con la interpretación de sueños y visiones.

Sin embargo, el valor principal de la Biblia no consiste en razones estéticas ni en motivo alguno de índole cultural, sino en su contenido esencialmente espiritual, que hace de ella el libro sagrado por excelencia, tanto para el pueblo de Israel en particular como para el mundo cristiano en general. Porque todo en la Biblia está ordenado a revelar que Dios, autor de la vida y de cuanto existe, no es un ser inaccesible, oculto en la hondura de su divinidad y ajeno a los problemáticos planteamientos de la historia del ser humano, sino un Padre amoroso y perdonador, que se acerca a las personas para liberarlas de sus propias faltas y errores.



El valor espiritual de la Biblia, que se descubre claramente en su titulo de “Sagradas Escrituras” o “Santas Escrituras” (ver Rom. 1.2) es además refrendando por la forma en que a ellas se refieren Jesús y los autores del Nuevo Testamento: Dios nos habla en los escritos proféticos, como también en los demás libros del catalogo bíblico (ver: Mt. 1.22; 2.15; Rom 1.2; 1ªCor 9.9); los profetas al predicar o anunciar algún acontecimiento futuro, son transmisores de la palabra y la voluntad de Dios (ver: Mt. 2.17; 3.3; 4.14), y la auditoria de las Escrituras es incuestionable (ver: Mt. 5.17-18; Jn. 10.35; Hch. 23.5), pues son resultado directo de la actividad del Espíritu Santo (Hch. 1.16; 28.25).

La fe cristiana, de modo unánime, expresa su convicción respecto al valor y la vigencia permanentes de la Biblia con declaraciones afirmativas como hallamos en 2ª Pedro 1.19-21: <<Tenemos también la palabra profética mas segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día amanezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones. Pero ante todo entended que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo>> (2ª Pedro 1.19-21; 2ª Tit. 3.15-17). Esta autoridad ultima de la Biblia – Palabra de Dios y obra inspirada por el Espíritu Santo- en cuanto que es alimento de la fe, fuente de luz, y aliento, y estimulo para la vida personal y comunitaria, es patrimonio común de todo creyente cristiano.

Pasada la época en que se redactaron los escritos del NT, la iglesia cristiana reconoció en ellos valores de revelación divina y autoridad doctrinal y ética idénticos a los del AT (ver: Mc 16.15-16; Lc 1.1-4; Jn 20.31; 1ª Ts 2.13). el mismo NT ofrece un avance explicito de tal reconocimiento al equiparar las epístolas de Pablo a “las otras Escrituras” (2ª Pedro 3.15-16). Pero, sobre todo, fue a lo largo del siglo II d.C. cuando, paso a paso, el pueblo cristiano recibió como libros sagrados, junto a los del Antiguo Testamento, la totalidad de los que constituyen el Nuevo, quedando de este modo completada la Biblia en su forma definitiva.

Afirmar el origen religioso y la autoridad final de los textos bíblicos no supone negar o restarle importancia a la actividad humana, a la cual se debe el prolongado proceso de su redacción y compilación. Los libros fueron escritos por manos de personajes históricos, de los que desconocemos algunos, y de otros tenemos apenas alguna noticia (ver: Ef. 1.13; Am 1.1; 7.14; Lc 1.1-4; 1ª Cor 15.21; Gl 6.11). Precisamente, esa presencia del escritor humano es el factor que incorpora a las Escrituras la extraordinaria riqueza idiomática, estilística, cultural y teológica que las caracteriza.

La Biblia:


Biblia es un apalabra griega que significa propiamente “libritos”. De ahí que se le haya dado el titulo de Biblia, a la colección de pequeños libros que, aun cuando diversos en origen, extensión y contenido, se hallan esencialmente unidos por el significado religioso que tienen para el pueblo de Israel y para todo el mundo cristiano: unidad y diversidad que no se oponen entre sí, sino que completan para darle a la Biblia su especialísimo carácter.


Diversidad de designaciones


Desde tiempo remotos, este libro sin igual ha sido conocido con diferentes designaciones. Así, los judios, para quienes la Biblia solo consta de la parte que los cristianos conocen como el Antiguo Testamento, se refieren a ella como Ley, Profetas y Escritos (ver: Lc 24.44), términos representativos de cada uno de los bloques en que, para el judaísmo, se divide el texto bíblico trasmitido en la lengua hebrea:


(a) Ley (heb. Torah), que comprende los cinco primeros libros de la Biblia: Génesis, Éxodo, Levítico, Números, Deuteronomio
(b) Profetas (heb. Nebiim), agrupados en :
Profetas Anteriores: Josué, Jueces, 1 y 2 de Samuel, 1 y 2 Reyes.
Profetas Posteriores: Isaías, Jeremías, Ezequiel, Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonías, Hageo, Zacarías, Malaquías.
(c) Escritos (heb. Ketubim): Job, Salmos, Proverbios, Rut, Cantar de los Cantares, Eclesiastés, Lamentaciones, Ester, Daniel, Esdras, Nehemías, 1 y 2 Crónicas.
El referido titulo, Ley, Profetas y Escritos, aparece reducido en ocasiones a la Ley y los Profetas (ver: Mt 5.17) o, de modo aún mas sencillo, a la Ley (ver: Jn 10.34).
En el cristianismo, con la incorporación de los libros del Nuevo Testamento y Justamente a partir de la manera en que allí se citan los del Antiguo, es común referirse a la Biblia como Las Sagradas Escrituras o, de forma alternativa, como la Sagrada Escritura, Las Escrituras, o La Escritura (ver: Mt. 21.42; Jn 5.39; Rom 1.2). Frecuentemente, con esta ultima y mas breve designación se hace referencia a algún pasaje bíblico concreto (ver: Mc 12.10; Jn 19.24)
Las locuciones Antiguo Testamento y Nuevo Testamento, en su sentido de títulos respectivos de la primera y segunda parte de la Biblia, comenzaron a utilizarse entre los cristianos, entre los cristianos de fines del siglo II d.C. sobre la base de texto como 2ª Co. 3.14. La palabra “testamento” representa aquí la alianza o pacto que Dios establece con su pueblo: en primer lugar, el pacto con Israel (ver: Ex. 24.8; Sal. 106.45); luego, el nuevo pacto anunciado por los profetas y sellado con la sangre de Jesucristo (ver: Jer. 31.31-34; Mt. 26.28; Heb. 10.29)


Clasificación de los libros de La Biblia.

Los libros de la Biblia no se han clasificado siempre en el mismo orden. Aun en la actualidad aparecen dispuestos de distintas maneras, siguiendo para ello los criterios sustentadora a este respecto por diferentes tradiciones.

La versión de Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera, en todas sus ediciones, se ha sujetado a la norma de ordenar los libros de acuerdo con su carácter y contenido, en la forma siguiente:

Antiguo Testamento:

(a) Literatura histórico-narrativa: Génesis, Éxodo, Levítico, Números, Deuteronomio, Josué, Jueces, Rut, 1 y 2 Samuel, 1 y 2 Reyes, 1 y 2 Crónicas, Esdras Nehemías, Ester.
(b) Literatura poética y sapiencial ( o de sabiduría): Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés, Canta de los Cantares
(c) Literatura Profética:
Profetas Mayores: Isaías, Jeremías, Lamentaciones, Ezequiel, Daniel.
Profetas Menores: Oseas, Joel, Amós, Abdias, Jonás, Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonias, Hageo, Zacarias, Malaquias.

Nuevo Testamento:

(a) Literartura histórico-narrativa:
Evangelios: Mateo, Marcos, Lucas, Juan, Hechos de los Apóstoles.
(b) Literatura Epistolar:
Epístolas Paulinas: Romanos, 1 y 2 Corintios, Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, 1 y 2 Tesalonicenses, 1 y 2 Timoteo, Tito, Filemón, Epístola a los Hebreos
Epístolas Universales: Santiago, 1 y 2 Pedro, 1, 2 y Juan, Judas
(c) Literatura Apocalíptica: Apocalipsis (o Revelación) de San Juan.

La formación de la Biblia:


Para comprender los distintos aspectos del proceso de formación de este conjunto de libros que llamamos Biblia, es necesario atender al hecho básico de su división es dos grandes partes indisolublemente vinculadas entre si por razones culturales y espirituales: al Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento.

El AT recoge y transmite la experiencia religiosa del pueblo israelita desde sus orígenes hasta la venida de Jesucristo. Los libros que los componen son el testimonio permanente de la fe de Israel en el Dios único y verdadero. Creador del universo. Es el Dios que quiso revelarse de manera especial en la historia de su pueblo, guiándolo con su Ley, beneficiándolo con el pacto de su gracia y haciéndolo objeto de sus promesas. Paso a paso, Dios los convirtió en una nación unida por la fe, al sostuvo y le mostró sin cesar la senda de justicia y santidad que debía seguir para no perder sus señas de identidad como pueblo elegido. Así, el AT, documenta la historia de Israel desde la perspectiva del sentimiento religioso, mantiene viva la expresión cúltica de su fe a través del culto y recoge las instrucciones de sus profetas y las inspiradas reflexiones de sus sabios y poetas.

El NT es la referencia definitiva de la fe cristiana. En él se hallan consignados los acontecimientos que dieron origen a la Iglesia de Jesucristo, el Hijo eterno de Dios. Los evangelios narran el nacimiento de Jesús en tiempos del rey Herodes; sus hechos y sus enseñanzas; su muerte en una cruz por orden de Poncio Pilato, gobernador de Judea; y su resurrección, después de la cual se manifestó vivo a aquellos que antes había escogido para que anunciaran el mensaje universal de la salvación.
Contiene el NT el relato de los primitivos movimientos de expansión de la fe cristiana, como vivieron y actuaron los primeros discípulos y apóstoles, como nacieron y se desarrollaron las primeras comunidades y cómo el Espíritu Santo impulsó a los creyentes de entonces a dar testimonio de su esperanza en Jesucristo ante gentes de toda raza, nación y cultura.

El proceso de redactar, seleccionar y recopilar los textos de la Biblia se prolongó por espacio de muchos siglos. Con el transcurso del tiempo han desaparecido los datos relativos al origen de gran parte de los libros, es decir, al momento en que ellos quedaron fijados por escrito los relatos y enseñanzas que hasta entonces, y quizás durante muchas generaciones, habían sido transmitidos oralmente.

Por otra parte, en este largo y complejo proceso de formación, los autores resultan a veces de muy difícil o incluso imposible identificación. Así ocurre especialmente en los casos en que fueron varios redactores los que escribieron textos que posteriormente quedaron compilados en un único libro, o también cuando en la composición de la literatura bíblica se utilizan o se incluyen documentos de la época (Ej. Nm 21.14; Jos 10.13; Jud 14-15).

Valor espiritual de la Biblia:

La Biblia es, sin duda, uno de los mas preciados legados literarios de la humanidad. Sin embargo, su verdadero valor no radica de manera sustancial en el hecho literario. La riqueza de la Biblia consiste en el carácter esencialmente espiritual de su mensaje, que la convierte en el libro sagrado por excelencia, tanto para el pueblo de Israel, como para la iglesia cristiana.

En esta colección de libros, la Ley se presenta como una ordenación divina (Ex 20; Sal 119), los Profetas tienen la conciencia de ser portadores de mensajes de parte de Dios (Is 6; Jer 1.2; Ez 2-3) y los Escritos enseñan que la verdadera sabiduría encuentra en Dios su origen (Pr 8.22-31).

Estos valores espirituales se ponen de manifiesto, no solo en el titulo de Sagradas Escrituras, sino también en la forma en que Jesús y en general los autores del NT se refieren al Antiguo, es decir, a los textos bíblicos escritos en épocas precedentes. Esto ocurre, por ejemplo cuando, leemos que Dios habla por medio de los profetas o por medio de alguno de los otros libros (Mt 1.22; 2.15; Ro 1.2; 1ªCo 9.9), o cuando los profetas aparecen como aquellas personas mediante las cuales “se dice” algo o “se anuncia” algún acontecimiento, forma hebrea de expresar que es Dios mismo quien lo dice o lo anuncia (Mt 2.17; 3.3;4.14); también cuando se afirma la permanente autoridad de las Escrituras (Mt 5.17-18; Jn 10.35; Hch 23.5), o cuando se las relaciona especialmente con la acción del Espíritu Santo (Hch 1.16; 28.25). Formas magistrales de expresar la convicción común a todos los cristianos respecto del valor de las Escrituras se encuentran en pasajes como 2ª Ti 3.15-17 y 2ª Pedro 1.19-21.

La iglesia cristiana, desde sus orígenes, ha descubierto en el mensaje del evangelio el mismo valor de palabra de Dios y la misma autoridad del AT (Mc 16.15-16; Lc 1.1-4; Jn 20.31; 1ª Tes 2.13). Por eso, en 2ª Pedro 3.16 se equiparan las cartas de <<nuestro amado hermano Pablo>> (v.15) a las <<otras Escrituras>>. Paulatinamente, a partir del siglo II d.C. , se les fue reconociendo a los 27 libros que forman el NT su categoría de libros sagrados y, en consecuencia, la plenitud de su autoridad definitiva y su valor espiritual.

Tal reconocimiento, que implica al propio tiempo el de la presencia, dirección e inspiración del Espíritu Santo en la formación de las Escrituras, no descarta en absoluto la actividad física y creativa de las personas que redactaron los textos. Ellas mismas se refieren a esa actividad en diversas ocasiones (Ec 1.13; Lc 1.1-4; 1ª Co 15.1-3; 11; Gl 6.11). la presencia de numerosos autores materiales es precisamente la causa de la extraordinaria riqueza de lenguas, estilos, géneros literarios, conceptos culturales, y reflexiones teológicas que caracterizan la Biblia.


imagen
imagen
imagen
Razones de porqué el Arrebatamiento es antes de la gran Tribulación

A continuación le damos a conocer bíblicamente las razones de porque, el arrebatamiento de la iglesia es antes de la gran tribulación.
Recordemos que la Biblia es la fuente más segura y perfecta.

1º El tiempo de angustia de para Jacob: El texto bíblico dice en Jeremías 30:7 “¡Ah, cuan grande es aquel día! Tanto, que no hay otro semejante a el; tiempo de angustia para Jacob; pero de ella será librado”.
También existen otras citas bíblicas en el Antiguo Testamento que avalan al profeta Jeremías (Daniel 12:1; Joel 2:22; Isaías 26:20-30:26-61:2; Malaquías 4:1 en el Nuevo Testamento encontramos en el evangelio (San Mateo 24:21 y en Apocalipsis 2:22-3:10), etc.

2º La 70 semana judía, no de la iglesia: El profeta Daniel 9:26-27 declara lo siguiente al respecto “Y después de las sesenta y dos semanas se quitara la vida al Mesías, mas no por si: y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra duraran las devastaciones. Y otra semana confirmara el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que esta determinado se derrame sobre el desolador”.

3º El espíritu santo impide la aparición del inicuo: La segunda carta a los Tesalonicenses 2:6-8 señala “Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste. Porque ya esta en acción el misterio de la iniquidad; solo que hay quien al presente lo detiene, hasta que el a su vez sea quitado de en medio. Y entonces se manifestara aquel inicuo, a quien el Señor matara con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida”.
La iglesia es la luz y la sal de la tierra.

4º El día y la hora nadie sabe: En los evangelios encontramos la siguiente declaración “Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los Ángeles de los cielos, sino solo mi Padre. Mas como en los días de Noe, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noe entro en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevo a todos, así será también la venida del Hijo de Hombre. Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la aún será tomada, y la otra será dejada. Velad, pues, porque no sabéis a que hora ha de venir vuestro Señor”. (San Mateo 24:36-42)

Si la iglesia pasara por la gran tribulación, se sabría, ya que la ultima parte esta predicha exactamente con una duración de 1260 días, 42 meses, esto quiere, tiempo, tiempos y la mitad, o sea, 3 años ½.

5º Como en los días de Noe: En el evangelio de Lucas capitulo 17 versículos 26-30 encontramos lo siguiente: “Como fue en los días de Noe, así también será en los días del Hijo del Hombre. Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entro Noe en el arca, y vino el diluvio y los destruyo a todos. Asimismo como sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; mas el día en que Lot salio de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyo a todos.
Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste”.


a) Noe entro al arca, enseguida fue el juicio de los impíos.
b) Ahora tenemos el paralelo, como en los días de Sodoma y Gomorra.
c) Lot sale de estas ciudades y vino el juicio
Por ejemplo, en San Mateo 25:10 dice: “Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con el a las bodas; y se cerro la puerta”.

6º La estrella (lucero) el Señor para la iglesia: (sale primero que el sol) el sol de justicia el Señor para Israel (sale después)
En el Antiguo Testamento, en Números 24:17 dice: “Lo veré, mas no ahora; lo mirare, mas no de cerca; saldrá ESTRELLA de Jacob, y se levantara cetro de Israel, y herirá las sienes de Moab, y destruirá a todos los hijos de Set”.
Paralelamente a esta cita bíblica de Números, encontramos en San Mateo 2:2; 2ª Pedro 1:9; Apocalipsis 2:28 - 22:26 – 12:1 – 8:9; Malaquias 4:1; Isaías 30:26.

7º Las siete fiestas de Jehová: En el libro de las leyes como es Levítico 23, encontramos las típicas fiestas tanto para la iglesia como para el pueblo judío.
Desde la cruz al reino (milenio pascua (cruz) panes asimos (pureza de Cristo) primicias (resurrección) Pentecostés (venida del Espíritu Santo) trompetas (arrebatamiento) expiación (tribulación) cabañas (milenio).

8º Los tres desechos de Satanás: Que interesante es ver por medio de estos pasajes inconfundibles lo que podemos denominar como verdaderos desechos de Satanás.

a) Del trono celestial leemos en San Lucas 10:18 “Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo”. Paralelamente encontramos en Isaias14:22; Ezequiel 28:12.
b) De la tierra al abismo “Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano. Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ato por mil años; y lo arrojo al abismo, y lo encerró, y puso su sello sobre el, para que no engañase mas a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años; y después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo”. Apocalipsis 20:1-3
c) El otro desecho es el lago de fuego “y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos”. Apocalipsis 20:10

9º El rapto de la iglesia será visto solo por los que le esperan “Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”. 1ª Tesalonicenses 4:17
En el rapto viene con las almas de los que durmieron con Cristo “Porque si creemos que Jesús murió y resucito, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en el”. 1ª Tesalonicenses 4:14

10º En su manifestación el Señor viene con sus santos Ángeles guerreros a pelear con los ejércitos de la bestia Apocalipsis 19:11-21
La iglesia que lucho en la vida terrenal, ahora esta triunfante en la gloria y no vuelve a pelear de nuevo, así lo declara 1ª Tesalonicenses 4:13-18

11º La iglesia forma un paréntesis entre la semana 69 y 70 de Daniel 9:26-27 “Y después de las sesenta y dos semanas se quitara la vida al Mesías, mas no por si: y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra duraran las devastaciones. Y otra semana confirmara el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que esta determinado se derrame sobre el desolador”.

Podemos afirmar que la tribulación es la cola de la ley, esto quiere decir la 70ª semana.
a) Los santos de la iglesia vienen siendo la cosecha “¿No decís vosotros: Aun faltan cuatro meses para que llegue la siega? He aquí os digo: Alzad vuestros ojos y mirad campos, porque ya están blancos para la siega”. San Juan 4:35
b) Los santos de la tribulación son el rastrojo, así lo declara Apocalipsis 20:4 “Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años”.

12º Los tres asuntos distintivos del Apocalipsis, es otra clara muestra del arrebatamiento antes de la gran tribulación Apocalipsis 1:19

a) Las cosas que has visto: Esto es la visión de ese día al apóstol Juan, del Señor glorioso, así lo señala Apocalipsis 1:10-16
b) Las cosas que son: Esto es el estado de la iglesia en ese momento.
Representadas por siete iglesias, Apocalipsis 2 y 3, en su estado moral, espiritual y consagración etc. Más aun, muestran el desarrollo histórico desde el primer siglo, hasta hoy, en la cercanía de la venida del Señor a arrebatar su iglesia.
c) Las cosas que han de ser después de estas: Desde el cap. 6 al 19, donde no hay ni una sola referencia a la iglesia, como se vera solo hasta el cap. 19:7-8

13º Insistimos en la palabra arrebatamiento La carta de 1ª Corintios 15:50-54 también en 2º Tesalonicenses 4:14-17 y San Lucas 17:34-37 los creen que la iglesia pasa por la gran tribulación de siete años, debería explicar esta palabra y ubicarla en la profecía.

Es difícil explicar la historia de la redención ignorando las siete dispensaciones, si esto es así, la dispensación de la gracia, tiene un tiempo bien definido, desde Pentecostés al arrebatamiento (2000 años), luego la gran tribulación (7 años), finalmente el reino o milenio (1000 años) Esto lo puede encontrar en Daniel 12:7-11-13; San Mateo 25: 34; Apocalipsis 11:15; 19:15 y Daniel 7:27.






Por: Mónica Tapia Erazo


Powered Gregorio Yañez Berrios 2007
imagen
"Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados y sanaré su tierra" (2 Crónicas 7:14).
imagen
SALUDOS
Tus saludos y comentarios aqui
contacto:email goyo28recargado@hotmail.com